La identidad de marca a través del branding interno

La identidad de marca a través del branding interno

Desde que estudié arte y diseño empresarial, uno de los temas de mi mayor interés hasta la actualidad es el branding y gestión de marca. Hoy en día, mi búsqueda hacia la actualización y crecimiento profesional, me permitió relacionarme en el mundo de la comunicación interna y corporativa, el cual a su vez me llevó a elegir el curso de especialización en endomarketing: fidelización del cliente interno.

Para mí, una de las bases para analizar e impulsar las buenas relaciones laborales en una organización a través de estrategias comunicaciones, convirtiéndose en un gran complemento con mi profesión.

La semana pasada, en mi segunda clase del curso, el tema central fue el endobranding; pero, ¿qué es? Para ello, el branding se entiende como el proceso de construcción de una marca, es decir, de la gestión de activos intangibles.

Es así que, la imagen corporativa ayuda al cliente a crear una impresión mental a lo que llamamos posicionamiento de marca; y si lo trasladamos al cliente interno, ¿qué es lo que el endobranding desea lograr? La marca empleadora o employee branding conoce a su público objetivo, desarrolla y mantiene los valores y atributos, es decir, su propuesta de valor y su ventaja competitiva. Busca que las personas internalicen su imagen para que lo proyecten hacia los diferentes públicos de la organización como a los accionistas, cliente externo, cliente interno y la familia del cliente interno.

Entonces, ¿qué se busca?, ¿clientes fieles o leales? La lealtad de un colaborador va más allá de la fidelización de los mismos. Un colaborador fidelizado, motivado, reconocido, comprometido y feliz contribuye hacia el logro de objetivos dentro del laboral; sin embargo, un colaborador leal, se convierte en el mensajero de la marca, aquella persona que cree en la organización y es capaz de hablar bien de ella.

Siendo así, ¿cuál es el objetivo del endobranding? Es convertir al cliente interno en el embajador de la marca a través de estrategias que le aporten valor emocional, brinden confianza y ofrezcan una diferenciación en la organización. Hacer que la marca los inspire y genere relaciones duraderas.

“El embajador de una empresa es el reflejo de la marca”. Es el representante que establece relaciones e interactúa con el cliente externo.

 

— Ver más artículos en Linkedin —